1. Apiretal vs. Dalsy

Imposible. Ha sido una semana literalmente imposible, os lo digo yo. Debí -y quise- escribir alguna entrada el pasado domingo, que fue el Día de la Madre, y algo se torció en el Cosmos. De hecho, fue un día que rizó el rizo, y aún no habíamos hecho nada más que empezar. Para resumiros, lo celebramos, le compramos un regalo y flores a mamá, pero Nico alcanzó los 39º C a media tarde. Aún le recuerdo rojo como una ascua, temblando y tumbado en nuestra cama, mientras ella le hacía mimos y yo le daba Apiretal. Y recordaré para siempre, curiosamente, que durante toda la noche tuvo los tobillos ardiendo. Por cierto, en internet encontraréis miles de foros en los que se discute sobre si es mejor este medicamento o Dalsy. Para que os hagáis una idea, si es que yo lo he entendido bien, la diferencia es la misma que entre un Termalgin y un Ibuprofeno. Y en la práctica, el efecto del primero tarda más pero dura más, y el efecto del segundo tarda menos pero dura menos. O algo así.

Un par de visitas al médico, termómetros, Apiretal, Rhinomer… Aparecen los mocos y se instalan en su pecho. Desaparece la fiebre y duerme mucho, emitiendo un sonido similar al de un jabalí roncando. Pobre. Y conserva el buen humor, con sus sapos colgando de la nariz. Ahora está mucho mejor, incluso bajamos al parque este sábado.

2. Pocoyó o Caillou

En esta vida hay que tomar decisiones, Nico. Hay que elegir, no se puede ser del Barça y del Madrid; el mejor grupo de la historia tiene que ser o los Beatles o los Rolling; zurdo o diestro. Y por esa regla de tres, hay que decantarse por uno de los dos héroes de la infancia actual: o Pocoyó o Caillou.

Pocoyó es un niño de unos tres años, vestido de azul y muy activo, que tiene tres amigos principales: un perro inteligente, un pato con gorro y un elefante rosa con tutú. Lo normal. Habla directamente con su narrador, como si fuera un personaje de Pirandello.

Caillou es un niño de unos cuatro años, perspicaz y calvo, que vive aventuras en un mundo más real. Le gusta esconderse.

Es probable que aquí se nos haya visto ya el plumero. Nosotros somos más de Pocoyó. De hecho tenemos uno de sus libros, en el que te enseña las formas y los colores, una obra bien hilada aunque con un final previsible. No queremos influiros, pero es mucho mejor un niño azul que hace lo que le da la gana en un universo blanco y paralelo, al estilo Matrix, junto con los tres animales favoritos de todo niño: el perro, el pato y el elefante. Si no estoy mal informado, el nombre de Pocoyó salió del hijo del creador del muñeco azul, que rezaba mal el ‘Jesusito de mi vida’ (“eres niño pocoyó”, decía ese niño). Nosotros no rezamos mucho, la verdad…

Caillou es un niño que descubre el mundo real con sus padres y sus abuelos, y sus amigos más cercanos son su hermana y su gato. Igual que Pocoyó, siempre lleva la misma ropa -es uno de los misterios más frecuentes de los dibujos animados- e igual que Pocoyó tiene un melón descomunal y desproporcionadamente grande.

Queremos que vosotros también votéis.

3. Pelo rapado o silvestre.

Esta es una disyuntiva que se me ocurrió el sábado, al encontrarnos con uno de los amigos de Nico, al que sus padres habían podado el flequillo como habían podido -estaba guapo, eh-. Recuerdo que antes -seguramente a mí también- se rapaba la cabeza a los bebés de meses, bajo la premisa de que el pelo “crecía así más fuerte” que si se dejaba salir de forma silvestre. Sin embargo, esa tendencia la encuentro cada vez más en desuso. Ninguno de los niños que yo conozco ha tenido que pasar por la maquinilla. Y en los blogs que he mirado, se suele afirmar que es un mito sin demostración científica.

4. Con o sin chocolate.

Qué disyuntiva más tonta. Con chocolate.

Aquí voy a detenerme. Seguramente haya nuevos capítulos sobre disyuntivas en el futuro, y contaré con vuestra ayuda en muchos casos. Hoy elegimos Apiretal, Pocoyó, sin afeitar y con chocolate.

Anuncios